5 prácticas ecoamigables en la construcción

diseñando un proyecto con prácticas ecoamigables en la construcción

Las prácticas ecoamigables en la construcción son esenciales para reducir el impacto ambiental de las obras y promover un desarrollo más sostenible. En Coninsa hemos asumido el compromiso de implementar estas acciones en nuestros proyectos, para demostrar que es posible construir de manera responsable y respetuosa con el medio ambiente.

Veamos las 5 prácticas ecoamigables en la construcción que no solo benefician al medio ambiente, sino que también contribuyen al bienestar de las personas y a la creación de comunidades más resilientes frente al cambio climático.

La construcción sostenible en Colombia

A medida que el país busca desarrollarse de manera más equitativa y respetuosa con el medio ambiente, la creciente conciencia ambiental y la necesidad de mitigar los efectos del cambio climático han llevado a que tanto el sector público como el privado adopten prácticas y normativas que promuevan la construcción sostenible.

Una de las principales iniciativas en este sentido es la Política Nacional de Edificaciones Sostenibles, establecida en el CONPES 3919 de 2018, que tiene como objetivo impulsar la inclusión de criterios de sostenibilidad en todas las etapas del ciclo de vida de las edificaciones. Esta política busca:

  • Incluir criterios de sostenibilidad en todas las fases del ciclo de vida de las construcciones.
  • Impulsar ajustes normativos para promover la construcción sostenible.
  •  Desarrollar mecanismos de seguimiento para garantizar el cumplimiento de los criterios de sostenibilidad.
  • Promover incentivos económicos para fomentar la construcción sostenible.
  • Mitigar los efectos negativos de la actividad edificadora sobre el ambiente.
  • Mejorar las condiciones de habitabilidad de las edificaciones.
  • Generar oportunidades de empleo e innovación en el sector de la construcción.

Estas características muestran el compromiso del Gobierno colombiano con la construcción sostenible y la importancia de adoptar prácticas ecoamigables en el sector de la construcción. A continuación, exploraremos 5 prácticas clave que pueden aplicarse en la construcción para promover un futuro más sostenible y respetuoso con el medio ambiente:

1. Uso de materiales ecológicos

Utilizar este tipo de insumos reciclados o de origen sostenible ayuda a conservar los recursos naturales, reduce la cantidad de residuos generados y disminuye la huella de carbono de los proyectos de construcción.

Un ejemplo de material ecológico ampliamente utilizado es la madera certificada, proveniente de bosques gestionados de manera sostenible. Estos bosques se manejan de forma que se garantice su regeneración y se proteja la biodiversidad, además de que se asegura que las comunidades locales se beneficien de manera justa y equitativa de los recursos forestales.

Más ejemplos de este tipo de componente son el bambú, el corcho, el adobe y el acero reciclado, entre otros. La elección de materiales ecológicos beneficia al medio ambiente, así como puede aportar a la obtención de certificaciones de sostenibilidad, como LEED o BREEAM, que son cada vez más valoradas en el mercado y con las cuales cuentan algunas de nuestras construcciones Coninsa.

2. Eficiencia energética, una de las prácticas ecoamigables en la construcción

La eficiencia energética en los edificios es crucial para bajar el consumo y emisión de gases de efecto invernadero. Se logra con medidas como la instalación de paneles solares, uso de iluminación led y aislamiento térmico, sin comprometer el confort de los ocupantes.

Otras prácticas para mejorar la eficiencia energética son usar ventanas de doble o triple vidrio, instalar sistemas de gestión energética y elegir equipos con etiqueta de eficiencia energética. Estas medidas mitigan el impacto ambiental y también generan ahorros en costos de energía a largo plazo.

3. Gestión de residuos

La gestión adecuada de los residuos de construcción resulta fundamental para atenuar el impacto ambiental y promover la sostenibilidad en el sector. Estos residuos, como escombros, madera, metal y plástico, representan una parte significativa de los desechos sólidos globales.

Reciclar y reutilizar materiales como concreto, ladrillo, madera, metal y plástico ayuda a disminuir la contaminación y el uso de materias primas vírgenes. Además, la aplicación de prácticas de reducción, como el uso de materiales que produzcan menos residuos y la planificación para minimizar desperdicios, puede generar beneficios económicos al aminorar costos de eliminación y compra de nuevos materiales.

4. Diseño bioclimático

El diseño bioclimático es una estrategia arquitectónica que aprovecha el clima local para mermar el gasto de energía y mejorar la eficiencia de los edificios. Se enfoca en la orientación adecuada de ventanas y espacios abiertos para aprovechar la luz solar y la ventilación natural.

También se pueden utilizar elementos naturales como la vegetación para proporcionar sombra en verano y permitir la entrada de luz en invierno. Dentro de las prácticas ecoamigables en la construcción, esta busca integrar las condiciones climáticas locales en el diseño para rebajar el consumo de energía y promover la sostenibilidad.

5. Uso responsable del agua

El uso responsable del agua en la construcción es imprescindible para conservar este recurso natural tan importante. Algunos consejos para consumir menos agua en la edificación incluyen:

  •  Utilizar tecnologías de poco uso de agua, como inodoros y grifos de bajo flujo, que merman el uso de agua sin sacrificar el rendimiento.
  • Instalar sistemas de riego eficientes, como el riego por goteo, que proporcionan agua directamente a las raíces de las plantas y reducen la evaporación y el desperdicio.
  • Reutilizar agua en la medida de lo posible, por ejemplo, recogiendo agua de lluvia para regar jardines o limpiar áreas exteriores.
  •  Implementar prácticas de construcción que minimicen su desperdicio, como la limpieza de equipos y áreas de trabajo con agua reciclada.
  • Educar a los trabajadores sobre la importancia del uso responsable del agua y fomentar hábitos que ayuden a ahorrarla.

Los sistemas de recolección de agua de lluvia pueden ser simples, como barriles en bajantes, o más complejos, con tanques subterráneos. El agua recolectada se puede usar para regar, lavar vehículos o incluso en interiores tras su filtración. La grifería eficiente, como grifos con sensor, limita el flujo de agua, de esta manera se contribuye a la conservación del recurso.

Califica y comenta este artículo

¿Te ha gustado este artículo?

Al dar clic en AGREGAR COMENTARIO estas aceptando nuestra Política de Tratamiento de datos y los Términos y Condiciones Concursos y Promociones
CAPTCHA
Ingrese los caracteres mostrados en la imagen.
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano o no y para evitar envíos automáticos de spam.
X

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN DE NOTICIAS.

Obtén nuestro último contenido en tu correo cada mes.
Al dar clic en SUSCRIBIRME estas aceptando nuestra Política de Tratamiento de datos y los Términos y Condiciones Concursos y Promociones
CAPTCHA
Ingrese los caracteres mostrados en la imagen.
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano o no y para evitar envíos automáticos de spam.